CONTACTATE CON NOSOTROS

Regional

Museo destruido ¿por las puras…? Parte 1: Cerrado por demolición

Publicado hace

en

En esta primera parte, veremos porque este proceso está detenido y trataremos de contrastar las versiones del municipio y de la empresa constructora Procoin SA.

La situación actual del museo, o lo que queda de él, oculto malamente por un cerco de planchas pintadas, parece uno de los casos más señeros de mala gestión municipal.
La vergonzosa historia de cómo se llegó a esto, la vamos a dividir en capítulos.

En la segunda (pero no final) entrega de este reportaje, analizaremos como se llegó a la destrucción de este edificio emblemático, con la gestión activa del municipio y múltiples complicidades. Del gobierno regional, de las organizaciones llamadas comunidades indígenas, del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), de la Universidad Católica del Norte (UCN), etc.

En esta primera parte, veremos porque este proceso está detenido y trataremos de contrastar las versiones del municipio y de la empresa constructora Procoin SA.

Lo que dice la municipalidad

De parte de la municipalidad, conocimos dos versiones.

En un contacto con el Director de Obras, don Daniel Rodríguez, este nos manifestó que se estaba resolviendo el contrato con la empresa constructora. En el lenguaje legal de este tipo de licitaciones, “resolver un contrato” se refiere a darlo por terminado, con la consiguiente ejecución de las millonarias boletas de garantía. La razón que adujo Rodríguez es que se estaba incumpliendo las bases de la licitación, especialmente en lo que dice relación con el cierre perimetral de la obra, previa a su demolición definitiva. Como para la construcción del nuevo museo se requirió una Declaración de Impacto Ambiental, la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que esta produjo, especificaba una cierta materialidad del cierre perimetral, que la empresa Procoin se habría negado a ejecutar. Eso llevó al municipio a resolver el contrato. Situación a la que la empresa estaría apelando.
Después de solucionar eso, se podría llamar a una nueva licitación para continuar con la construcción. “En unos seis meses”
Se le consultó a Rodríguez sobre la propiedad del terreno en que se iba a construir y este indicó que todavía era propiedad de la UCN, pero que eso se remediaría a futuro, a la par con la creación de la organización que se encargaría de la administración del nuevo museo.
Hasta ahí la versión de la Dirección de Obras.

Por otro lado, como una resolución del contrato de esta magnitud requeriría al menos informar al Concejo Municipal, buscamos en sitio de transparencia del municipio y encontramos el acta del 12 de septiembre de 2016, en la cual el asunto del museo es uno de los temas en la tabla. Ahí la administradora municipal Patricia Lanas “expone sobre la causa porque Procoin demanda a la municipalidad”. En el acta solo se enuncia el tema, pero no se dan más detalles.
A esa exposición sigue un informe sobre la situación del proyecto. Ahí se indica que los continuos e injustificados retrasos de Procoin habían llevado a la resolución del contrato. También se tranquiliza a los concejales diciéndoles que no es el caso de que se haya pagado por algo que no se ha realizado, sino que es un cierre de contrato. Además se estaría por cobrar la boleta de garantía de 800 millones y lanzarse una nueva licitación para continuar la obra. El acta concluye el tema sin que los concejales indiquen un acuerdo o soliciten nada.
En el acta se mencionan una serie de documentos que se supone se les entregaron a los concejales en ese momento. Mismos documentos que se habrían enviado al gobierno regional. Dichos documentos no se encuentran en el sitio de transparencia del municipio, donde los decretos exentos solo están publicados hasta el mes de marzo de 2016-
Un concejal, consultado sobre el tema, nos comentó que Patricia Lanas les había informado que la demanda de Procoin era para tratar de detener el cobro de la boleta de garantía. Y que verían más antecedentes en la sesión del 27 de octubre, después de las elecciones.

Ambas versiones coinciden en señalar la irresponsabilidad de la empresa.
Ambas versiones no parecen muy creíbles, dada la trayectoria hasta este momento de Procoin en la comuna.
Hablamos de una empresa que construyó el recinto provisorio que sirve de deposito para la colección sacada del museo y además como Instituto de Arqueología y Antropología de la UCN (mil millones) en lo que fue la primera fase del proyecto de reposición del Museo; de una empresa que construyó el nuevo liceo (5 mil millones) ; el jardín infantil en la población Lickanantay (mil millones). Las tres obras ya entregadas y en uso.
Se hace difícil creer que simplemente se negarían a construir el nuevo museo o que discutirían por un asunto de materialidad de un cierre perimetral como se indicaba en las bases, sin alguna razón de peso.

La versión de Procoin

Llamamos  a la empresa Procoin y obtuvimos de ellos una versión completamente diferente, y que de ser verdad cuanto nos manifestaron, revelaría una, por decir lo menos, negligencia imperdonable de parte del municipio y el Gobierno Regional, en el proceso de reposición de este museo.

En palabras llanas, la empresa nos indicó que “de nada sirve total disposición de la empresa a cumplir con un contrato cuando el mandante te empuja a cometer un delito”

El mandante en este caso es la municipalidad de San Pedro de Atacama

En el extenso comunicado que nos hicieron llegar, aportaron antecedentes que indican dos problemas fundamentales.

Uno es el retraso de casi un año en la entrega del terreno, con las consiguientes perdidas para Procoin. Retraso causado por la demora en el servicio de traslado y resguardo de la colección arqueológica del Museo, contratada con una tercera empresa.

Dice el comunicado: “Finalmente, una vez terminadas las obras de traslado y resguardo de la colección arqueológica del Museo, recién con fecha 14 de junio de 2016, esto es casi dos años después de la suscripción del ACTA ENTREGA OFICIAL DE TERRENO y un año y medio después de recepcionadas las obras correspondientes a la primera fase; el Municipio y Procoin Industrial SA suscriben un ACTA ENTREGA DE TERRENO COMPLEMENTARIA, en virtud de la cual fijan un nuevo plazo para el desarrollo de las obras de la segunda fase. Las partes dejaron expresa constancia de dificultades para el inicio efectivo de la demolición y posterior construcción.”

Pero ahí viene el segundo, y más grave problema. El diseño del nuevo museo que se licitó construir, no cabe en el terreno entregado por el municipio a Procoin.

Esto es debido a que el terreno considerado no es en su totalidad de propiedad de la UCN ni del municipio. Es más, el actual museo está construido sobre terrenos de terceros que además están reclamando esa propiedad. Esto se sabía al menos desde el año 2003, por parte del municipio y de la UCN.

Dice el comunicado: “Procoin Industrial SA en un intento por avanzar en una solución concertada que haga viable la construcción del Proyecto remite comunicaciones a la Sra. Alcaldesa de San Pedro de Atacama, al Director de Obras Municipal y al Director de la Unidad de Control con fecha 17 de junio de 2016, reiterando el problema de cabida ya referido. A la fecha Procoin Industrial SA sólo ha recibido respuesta del Director de Obra, quien por medio de carta de fecha 22 de junio de 2016 ha indicado lo siguiente: ‘En relación a la presentación de fecha 17 de junio de 2016, sobre el proyecto “REPOSICIÓN MUSEO ARQUEOLÓGICO G. LE PAIGE SPA”, debemos señalar que el terreno sobre el cual se debe ejecutar la obra materia de la adjudicación, es aquel que fuera debidamente individualizado durante el proceso de licitación, según dan cuenta los planos de emplazamiento y los de arquitectura. Siendo obligación de la empresa proceder a la ejecución sobre el referido terreno, sin cuestionar si efectivamente el terreno se encuentra amparado o no en un título de dominio, ya que esa circunstancia sólo le compete al mandante’.”

Es decir, según la empresa, el Director de Obras les ordena que construyan en el terreno, aunque sepan que el terreno NO ES DE ELLOS.

Alega la constructora que al no ser informada de las reclamaciones de terceros sobre los terrenos, los llevó a un error grave en la presentación de la oferta ya que no eran concientes de que era jurídicamente inviable.

Finaliza el comunicado diciendo que “Este cúmulo de circunstancias ha obligado a Procoin Industrial SA a presentar demanda por terminación anticipada de contrato, con indemnización de perjuicios, en contra de la Ilustre Municipalidad de San Pedro de Atacama y solidariamente también en contra del Gobierno Regional de Antofagasta. Todo ello para defenderse ante el constante acoso sufrido por la arbitraria actuación de la Municipalidad y salvaguardar los intereses y buen nombre de Procoin Industrial SA.” (subrayado nuestro)

En resumen, según la empresa, la municipalidad habría fallado en la básica etapa de estudio de títulos del terreno donde se llevaría a cabo el proyecto. Más aun sabiendo a priori que había problemas con dichos terrenos.

Quizás estos antecedentes podrían explicar otra incongruencia básica en la versión del Director de Obras: ¿Como se invierten 8.500 millones en la construcción sobre un terreno que no es de mi propiedad? Ya que según sus propias palabras el terreno es todavía propiedad de la UCN (¿?).

Si es verdad lo que lo plantea la empresa, obviamente el traspaso del terreno no se puede realizar hasta que la UCN aclare los problemas de propiedad sobre el terreno. Un terreno que seria de inferior tamaño al que requiere el proyecto diseñado hace cuatro años.

¿Que viene ahora?

Esto está en manos del Concejo saliente. En un proyecto de esta envergadura, suponemos que exigirán, de verdad, todos los antecedentes del asunto y que llegarán hasta las ultimas consecuencias. Suponemos que debieran además estar al tanto de un conflicto que viene desde junio de este año.
Sobre todo porque los cinco concejales que van a la reelección han pregonado que justamente eso es lo que van a hacer si los reeligen.

Porque si el municipio y el Estado sabían desde hace mucho tiempo que el terreno estaba en disputa, algún suspicaz podría incluso llegar a pensar que la construcción a ultranza del proyecto, pondría al o los terceros dueños de ese terreno, en el escenario de poder cobrarle al Estado una millonaria suma por vender su propiedad. Prácticamente, lo que ellos quisieran. Por supuesto, es difícil creer que el gobierno regional o el municipio pudieran llegar a ese extremo con un patrimonio tan delicado como es el que contenía el antiguo museo.

Además, si el terreno presentaba estas irregularidades, conocidas desde 2003 ¿porque no se realizó la obra en otra parte? Alternativas había: incluyendo el propio terreno donde hoy están las instalaciones provisorias. Que es propiedad, suponemos que sin problemas, de la UCN.
De hecho, al lado de esta instalación, se construiría el hospital de San Pedro, según el intendente, en un terreno también de la universidad, con quienes que ya “se formó un compromiso de traspaso”. Compromiso que también debiera existir en el caso del terreno del museo. Pero vuelve a saltar la inconsistencia. ¿Porque se construye en un terreno que es propiedad de otro?¿Porque el terreno no está traspasado?

No sabemos actualmente cuanto del terreno donde está el museo es propiedad de esos terceros que menciona Procoin. Sabemos que ha habido discusiones en el concejo municipal por el uso del terreno llamado vialidad, que originalmente era de la familia de Los Ríos. Esas discusiones motivaron que se cambiara la feria de los abuelos a su locación actual en la calle del Inca. Las discusiones sobre esa propiedad incluyen parte de la calle Licancabur, el sector llamado Panteón Viejo, y según versiones, hasta donde se encuentra el cuartel de bomberos.

Más allá de las responsabilidades administrativas y legales de la licitación, es un escándalo que lo que fue un orgullo y el origen de la calificación como “capital arqueológica”, esté convertida en una ruina tan vergonzosa que debieron taparla con un cerco que es un atentado contra toda estética y toda visión patrimonial del casco antiguo de San Pedro.

Sorprende además que ningún candidato, hasta donde sabemos, haya cuestionado públicamente este asunto o haya interpelado a la alcaldesa. Esto, quizás, se entienda mejor si vemos la historia de cómo se llegó a destruir el museo. Un asunto en que además del municipio, hubo muchas manos. Eso lo veremos en el próximo capitulo.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regional

Elecciones en el CAPRA. No dejes esta agua correr

Con un aumento de 16% en las utilidades.

Published

on

Por

El próximo domingo 25 de marzo son las elecciones de dirigentes del Comité de Agua Potable Rural de San Pedro de Atacama CAPRA, fecha definida en una reunión del día 8 de febrero, en la que además se pretendió alargar la vigencia de la actual directiva hasta junio.

La asamblea, aunque escasa en cantidad, ya que solo llegaron como 60 socios, de un universo de alrededor de 2000, no aceptó tal solicitud y se estableció la vigencia hasta el 30 de marzo, en que debe asumir la nueva directiva que será votada este domingo.

Una novedad relativa, ya que entre los escasos candidatos (solo se inscribieron 5), pretenden repetirse la presidenta actual Sida Herrera y el tesorero actual, Rubén Martínez.

¿Por qué pidieron mayor vigencia en febrero? Principalmente, según sus explicaciones, para preparar el balance y la memoria que por ley deben entregar cada año. Si nos atenemos a la experiencia, se entiende la demora, ya que la memoria y balance del 2016 la terminaron de entregar en diciembre de 2017, completamente fuera de plazo y sentido común.

Para ser justos, la memoria estaban tratando de entregarla desde octubre, fecha en la que no se pudo entregar porque faltaba el informe de la Comisión Revisora de Cuentas. Finalmente en la reunión de diciembre si hubo informe de la Comisión (Formada por  Wenceslao Reyes, solo, ya que los otros miembros no se dignaron a aparecer). De todos modos, a regañadientes, la asamblea aprobó ese balance. Eso si, se pidió una auditoria completa, la que Sida Herrera se comprometió a gestionar.

Es muy importante este balance del 2017, ya que en el debiera estar consignado el despilfarro de recursos que fue la limpieza de la planta de tratamiento de aguas servidas, donde según el actual administrador Jaime Coria (Si, el ex SECPLAC de Sandra Berna) se gastaron 140 millones de pesos, debido a la urgencia del trabajo y que se arriesgaban cuantiosas multas…

Esto fue informado a regañadientes en la reunión de diciembre del 2017 en que se presentó la Memoria y Balance 2016. Este tema fue debatido ampliamente por varios de los asistentes, entre ellos Juan Bassi, empresario del transporte que demostró, con cifras, cuan lejos (para nuestro mal) de los precios del mercado nos había llevado don Jaime. No pensaremos mal, pero si bien no hubo dolo demostrable, si estamos al parecer  ante una gestión lamentable.

También esperamos que en esa Memoria y Balance del 2017 se nos explique como es que esta organización, que hasta la administración de Eva Siarez presentaba excedentes, hoy “vende mil y gasta mil”, en palabras del flamante nuevo administrador.

Esas explicaciones y otros puntos más las dejaremos entonces para el 30 de marzo, viernes santo, cuando entreguen sus cargos con la correspondiente cuenta y balance. A lo que habrá que estar muy atentos, ya que la “entrega” puede ser a ellos mismos, si ganan la elección.

En todo caso, en la ya mencionada reunión de diciembre, la actual presidenta, Sida Herrera se comprometió a llevar adelante una auditoria, buscando los fondos en la Dirección de Obras Hidráulicas, de quien dependen administrativamente los comités de agua potable rurales. Aquí se va a necesitar una asamblea empoderada para obligarla, si es que la reeligen, a cumplir su promesa.

El agua potable es una necesidad vital. Eso no debiera ser necesario tener que estar reiterándolo. Lo que está claro en San Pedro es que es la estructura la que está fallando. No se trata solo de una directiva más o menos deplorable. El problema es estructural. Somos una localidad demasiado grande para que un Comité maneje el agua y somos demasiado pequeños para integrarnos al sistema de concesiones.

Al margen de quienes componen la directiva, se echa de menos una presión mayor de los socios, que son también responsables del destino de este Comité. Sobre todo porque asistiendo a las reuniones y lo mínimo,  votando, pueden cambiar realmente el destino de esta organización.

Puede descargar la Memoria 2015 (.pdf de 3.05 Mb) AQUÍ>>
Puede descargar la Memoria y Balance 2016 (.pdf de 5.5 Mb) AQUÍ >>

Los candidatos:

– Juan García Martínez
– Macarena Suárez Balbontín.
– Mauricio Ramos Soto
– Rubén Martínez Martínez
– Sida Herrera Beltrán

La votación será en la Casa Parroquial, Gustavo Le Paige 348, al lado de la plaza de San Pedro de Atacama.
Desde las 10 a las 18 hrs.

Votan los socios del Comité (todo aquel que tiene un medidor). Para votar, lleve su cédula de identidad y la ultima boleta pagada.

Continue Reading

Regional

Energía conmemora el Día de la Mujer impulsando nueva Agenda de Energía y Género.

El documento busca promover una mayor participación femenina en igualdad de condiciones en el ámbito energético.

Published

on

Por

Durante la jornada de difusión del Plan Energético Regional (PER) que fue presentado a la comunidad, se realizó un homenaje a las mujeres que han participado en las actividades regionales del sector energía.
En la oportunidad, se entregó la nueva “Agenda de Energía y Género”, documento que tiene como objetivo impulsar la participación femenina en igualdad de condiciones en el ámbito energético, o en toda esfera de la vida social, así como trabajar por cerrar las brechas de género.
Asimismo, potenciar el rol de la mujer en el desarrollo del sector energético promoviendo medidas instrumentales y estructurales, poniendo en marcha iniciativas para abrir nuevos espacios y oportunidades en el sector, empoderarlas y otorgarles mayor autonomía.
Contiene además, los logros alcanzados durante el 2017, los desafíos de la nueva Agenda de Energía y Género 2018 y un estudio de estadísticas estratégicas de género y energía.
El documento surge tras el compromiso de equidad de género presentado en el programa de Gobierno, donde el Ministerio de Energía se compromete a promover la participación de las mujeres en el sector energético a partir de la “1ra Agenda de Energía y Género”, presentada al país en marzo de 2017, ya que el sector es uno de los que ha presentado mayor desigualdad.
Se trabajó en una política para ampliar la participación de las mujeres y la equidad de género, medidas que buscan avanzar hacia ese país más equitativo, más justo y que impulse una participación en igualdad de condiciones.

Continue Reading

Regional

Museo destruido ¿por las puras…? Parte 2: Actores principales

Published

on

Por

Nos quedó grande… el muro.

Decíamos en el capitulo anterior, que hubo varias manos que colaboraron en la destrucción del museo. La administración Berna no lo hizo sola. Se requirió la “colaboración” de varias entidades.

El proyecto de reposición del museo arqueológico estuvo mal desde el principio.
Sabemos que era demasiado ambicioso, fuera de todo contexto patrimonial atacameño. Sabemos incluso que se mintió, o al menos se exageró sobre las condiciones reales del edificio ahora a medio demoler.
¿Y porque no se construyó en otro lado, dado que existen muchos otros lugares, y luego se trasladó toda la colección, sin interrumpir el movimiento del museo?
¿Cuál es la justificación para que se le construyera a una institución privada como la Universidad Católica del Norte (UCN) un nuevo instituto, disimulado de almacenamiento provisorio, a un costo de 1000 millones de pesos?
Y si esa era la intención, ¿porque  no construir el nuevo museo ahí mismo, en vez de uno provisorio? Después de todo, el que se iba a reponer y fue demolido, también está en terrenos privados y hasta hoy no se ha traspasado al fisco.
¿Por qué la Subsecretaría de Desarrollo Regional (SUBDERE) le entrego al municipio un proyecto de 9 mil millones y no le entrego uno pequeño, como es el de la restauración de la iglesia, de solo 600 millones y de menor complejidad? La iglesia, más allá de dimes y diretes, se entregó y ya está a la vista el resultado.
¿Por qué, además, se le entrega el proyecto a la municipalidad, que tiene un historial de fracasos en la ejecución de proyectos más complejos que una plaza?

Que entren los actores

La Universidad Católica del Norte

Tiempo atrás (citar) el rector de la UCN ofreció a las comunidades indígenas y al Consejo de Pueblos Atacameños (CPA) traspasarles el museo. Les pidió que formaran una corporación y una fundación para recibirlo. Incluso se ofreció a ayudar en la formación de la entidad jurídica necesaria. Las organizaciones se negaron. Porque la administración del museo implicaba un desembolso de 600 millones anuales. Las entradas solo cubrían unos 200 millones, con suerte.

La condición que ponía en ese entonces la universidad era que se gestionase con el Estado para que se le construyera un edificio para su  instituto, que si es un buen negocio para la universidad, con sus doctorados. También debería negociarse el traspaso del terreno del museo, que no es propiedad de la universidad, sino de la iglesia católica.

Como vemos, con el tiempo, no entregaron el museo y tienen construido su instituto, o al menos la primera etapa. Y hasta donde sabemos, la universidad, ni la iglesia católica han desembolsado nada por esta construcción, que parece un regalo del fisco.
Y aun puede suceder que, si se llega a terminar la magna obra, de igual modo la UCN siga siendo parte de la administración.
Recuerden, la UCN es una institución privada que esta siendo beneficiada con una inversión cuyo origen son los impuestos que todos pagamos.
También se debe recordar que el año 2009, la UCN creó un plan de remodelación que solo costaba 900 millones. En ese momento se contrató a Rene Huerta, antiguo operador cultural y cercano a Sandra Berna. Desde ahí se levantó el megaproyecto de 9.000 millones, avalado por el entonces subdere Miguel Flores.

Los indígenas

Aquí nos referimos principalmente a los dirigentes de las llamadas comunidades indígenas, organizaciones aceptadas por el Estado de Chile como interlocutores válidos.
El año 2007, después de años de movilización y negociación, se consiguió que se retiraran los cuerpos de la exhibición del museo, lo que venia de la época del señor LePaige en irrespetuosa exhibición, según los indígenas.

Esa fue la última vez que las dirigencias mostraron un real compromiso con el patrimonio y la cosmovisión atacameña, al menos en el ámbito del museo.

Después de eso, la dirigencia, en general, derivó hacia intereses distintos, sobre todo corporativos. De hecho el conflicto que llevó a la UCN a hacer su ofrecimiento, escaló desde un conflicto gremial en que las organizaciones llamadas indígenas tomaron partido por los trabajadores de origen atacameño del museo.
En ese momento se sobrepuso a esto el proyecto del nuevo museo, en cuya gestación tuvo un papel primordial la municipalidad, ya que aunque Rene Huerta era un funcionario del museo, trabajaba en estrecha coordinación con Patricia Lanas, en ese tiempo aun nominalmente Directora de Obras, pero en realidad la mano derecha (e izquierda, según las malas lenguas) de Sandra Berna.
En el proceso de “consultas indígenas” que siguió, podemos rastrear las mismas formas  que se dan en otros proyectos realizados en la zona: Baja participación de las bases, encierro de los dirigentes con las autoridades, con muy poca o nula transparencia en las negociaciones. Más aun en los acuerdos.

Y los nombres de los firmantes, que después se justifican con que fueron “engañados”, se reiteran los mismos de siempre: Mirta Solís, Ada Aramayo, etc.

Luego de todas la “consultas” se aprobó el diseño, que costó 600 millones y se comenzó con el desmantelamiento del museo.
A esas alturas, las dirigencias ya reclamaban que el diseño les había sido impuesto, que la consulta no era tal, etc.
Pero ahí estaban las firmas. Con eso, la municipalidad y la SUBDERE siguieron adelante.

¿Qué consiguieron los indígenas a cambio?

Que en las labores de embalaje de las alrededor de  300.000 piezas del museo (si, no había un número exacto de cuanto había saqueado sacado LePaige) se contratara personal atacameño. Proporcionado por las dirigencias de las llamadas comunidades indígenas, a razón de dos personas por cada una.

También consiguieron que cuando se desmantelara el museo, algunos de los restos se repartieran entre ellos: hablamos de calaminas viejas, algunos fierros, palos y tabiquería, etc.

Y finalmente, consiguieron que en la organización que alguna vez va a administrar el museo, cuando se termine, los indígenas estén representados.
Si bien hasta hoy no se tiene claridad  sobre si será una fundación o una corporación, al menos por parte del Estado, que es quien define todo, se ha hablado de un directorio con dos representantes estatales, dos representantes de la UCN (si, no sueltan totalmente el control) y dos de organizaciones indígenas. Probablemente nominados por el CPA.
Si se llega a hacer efectiva esa institución, será interesante ver quienes serán los dos dignos o dignas representantes del pueblo lickanantay y cuanta influencia tendrán sobre el destino del museo.

Estas tres compensaciones dejan bien claro cuanto vale su patrimonio para las organizaciones llamadas comunidades indígenas.

El Estado de Chile: Consejo de Monumentos Nacionales

Para que este proyecto llegara a materializarse, se tuvo que sortear muchos obstáculos. Hizo falta además que muchas instituciones hicieran la vista gorda, principalmente el Consejo de Monumentos nacionales (CMN), que es quien en definitiva tiene la tuición de la “colección arqueológica” Porque esta colección pertenece la Estado de Chile. No a la UCN, no a las organizaciones llamadas comunidades indígenas. Mucho menos a los atacameños.
El CMN otorgó permisos y no fiscalizó como correspondía, debido a su falta de personal. Incluso en el proceso de armado de este proyecto, cerraron la oficina que tenían en San Pedro. Actualmente hay una “oficina técnica” en Antofagasta, a cargo de una funcionaria. Ya que como declara en su sitio web “El CMN es una institución centralizada y la Ley Nº 17.288 de Monumentos Nacionales no contempla la delegación de funciones y competencias en instancias regionales, constituyéndose un solo centro máximo de decisión de carácter nacional”

El municipio, actor principal

El principal impulsor de la reposición de museo, desde el principio. Ya en el 2010 Sandra Berna estaba promoviendo el proyecto.
La necesidad podía ser real, la colección necesitaba mayor protección y era tiempo de sacarlas de las cajas de bananas, Pero ya había alternativas menos faraónicas, menos ostentosas. Pero se eligió un diseño que no puede estar más lejos del contexto del pueblo. Un diseño que quedaría perfecto, al lado del mall de Calama, pero no en el tradicional casco urbano, contraviniendo además casi toda norma sobre la construcción en el pueblo.
Pero añadiendo el insulto a la injuria, la administración de Berna cometió los mismos errores de siempre, “corregidos” y aumentados.

Y así como la piscina municipal, el agua potable de Socaire o Camar (), etc. este proyecto, el mayor de todos, les quedó grande.

Ya vimos en el capitulo 1 (Ver aquí >>) como se atrasó y detuvo la obra.

La licitación que ganó la española Porción indicaba que el museo debía estar inaugurado el 2015. Y la relación entre la empresa y el municipio partió bien. Se construyeron las instalaciones provisorias (el instituto de la UCN) sin problemas. Pero empezaron los atrasos, con el embalaje de la colección.
En el intertanto, Procoin se adjudicó otras obras, de las cuales la más grande fue el liceo nuevo, que hace unos días se inundó, debido a que esta construido sobre el curso del río Vilama (pero esa es otra historia).
Hasta ahí, todos contentos. Mucho trabajo para atacameños, sobre todo cercanos de Sandra Berna. La recién electa concejal Marcela Ramos DC trabajó ahí. También Patricia Rodríguez, candidata DC a concejal. Luego se paró la construcción del jardín infantil de Toconao, también adjudicado a Procoin. A la empresa el municipio le entregó un diseño que tampoco calzaba con el terreno entregado.
Luego vino lo de siempre, que la licitación dice esto y que en realidad, que si te demando, que si no…
Finalmente, el desmantelamiento, paso necesario antes de la demolición para dejar vacío el terreno para la nueva construcción, además de permitir la repartija de los preciados materiales de segunda mano entre las organizaciones llamadas comunidades indígenas, fue asumida por el municipio, que contrató sin licitación a una empresa local. También colocaron ese cerco que se convirtió en el tablón de anuncios más caro del mundo.

Finalmente

Dejemos de lado algunos papeles secundarios y cameos varios: La intendencia, el Ministerio de Bienes Nacionales; el Ministerio de Medio Ambiente, que se hizo el loco con la declaración de impacto ambiental; la CONADI, que brilló por su ausencia, etc.

No hablaremos del desastre que fue esto para el patrimonio. No hablamos de la notable falta de transparencia en todo el proceso. No hablaremos del completo atropello al legado y obra de Le Paige, que aunque no nos guste nada, ameritaba una discusión al menos y no pasar al olvido sin pena ni gloria.

Pero llama la atención que hoy nadie diga nada. En días pasados, en un concejo municipal, la concejala Ramos le reclamaba al alcalde Catur por no haberle avisado del hallazgo de la momia al lado del museo (ver >>) en claro “atropello” de las prerrogativas indígenas. Pero eso ocurrió junto al mayor atropello al patrimonio atacameño, que esta a vista y paciencia de todos cada día. Sobre eso ella, ni nadie, dice ni media palabra. Nos queda la inquietud de si no será una forma en que los abuelos y los gentiles nos están avisando. Esperamos que a quienes les corresponda tomar acciones, lo haga.

El asunto del museo le quedó grande al municipio, le quedó grande al Estado, le quedó grande a las organizaciones llamadas comunidades indígenas. Nos quedó grande a todos. Y ese muro, ese muro… es el recordatorio de lo mal que se pueden hacer las cosas.

Pero esta historia aun no termina. En la tercera parte, analizaremos que es esto de la “colección” del museo. Cual es su valor científico, por ejemplo. Repasaremos el tema Procoin – Municipio con nuevos antecedentes del mal diseño de esta obra, y ciertas corrupciones, que impidieron que pudiera continuar. Y veremos lo más importante, si hay algún futuro posible para este proyecto.

Continue Reading
Martes 24 de Abril de 2018
  • UF: $26.993,84
  • Dólar: $600,58
  • Euro: $733,22
  • IPC: 0,20%
  • UTM: $47.301,00
  • IVP: $28.125,87
  • Imacec: 4,00%
  • TPM: 2,50%
  • Libra de Cobre: 3,15
  • Tasa de desempleo: 6,70%

ANUNCIOS

Facebook

SUSCRIBETE

twitter

SELECCIONA TU IDIOMA

Chinese (Simplified)EnglishGermanSpanish

Tendencias

Copyright © 2018 Antofagasta - Publicidad y contacto: contacto@sanpedrodeatacama.cl / WhatsAPP: +56982653092 - Desarrollado por Quality Net